lunes, 5 de febrero de 2018

¡Practicamos las metáforas!

¿Has notado que con frecuencia, en vez de decir algo directamente, lo disfrazamos o lo expresamos de otra forma? Por ejemplo, cuando hace mucho calor en un lugar, muchas veces decimos: “este sitio es un horno”.

Esta manera de expresarse no solamente se encuentra en el habla cotidiana, sino también en la literatura. Los escritores muchas veces juegan con las palabras, usándolas de una manera especial, distinta. Decimos entonces, que se están usando figuras retóricas. Ya hemos estudiado dos: los símiles o comparaciones y  las metáforas


m
Vamos a repasar y a practicar el concepto de Metáfora: ¡Haz clic!

Ahora lee con detenimiento este breve texto:

Aún no era verano, pero el calor era ya sofocante. Afortunadamente, los robles y los abetos, aquellos hermosos guardianes del bosque, apenas dejaban pasar con sus ramas a los rayos del sol, protegiéndome con su fresca penumbra. 

Entre sus copas, cubiertas de hojas de todas las tonalidades del verde, me llegaban los trinos de los pequeños cantores de la mañana. De entre todos ellos, el jilguero, ha sido siempre mi favorito.

De pronto, se oscurecieron los algodones del cielo y sentí miedo. Se avecinaba una tormenta y todavía me quedaban muchos kilómetros para llegar. 

Identifica tres metáforas en el texto. En cada una de ellas, explica cuál es el término real y el imaginario. Te pongo algunos ejemplos:  

- Tu hermano (elemento real) está en la flor de la vida (elemento imaginario)

El tiempo (elemento real) es oro (elemento imaginario) 

Mi profesora (elemento real) es un sol (elemento imaginario) y un pozo de sabiduría (elemento imaginario).


Inventa tú ahora dos metáforas. Escoge los elementos reales y los imaginarios y únelos. Propuesta de elementos reales: una goma de borrar, la pantalla del ordenador, un bombón de chocolate, un coche viejo... 

Y para recrearnos leyendo, buscaremos metáforas en este hermoso poema de Gabriel Celaya.  ¡Haz clic!


No hay comentarios:

Publicar un comentario