sábado, 26 de noviembre de 2011

ORATORIA: ¡VENDAMOS HUMO!

Los buenos vendedores dominan a la perfección la capacidad de oratoria. Para convencer a un auditorio que nos escucha, hay que construir un impecable texto argumentativo. Para ello debemos tener muy claro que el objetivo es convencer al público de que necesita adquirir nuestro producto.

Pero para que ese mensaje sea verdaderamente persuasivo, conviene que sepamos transmitirlo. Una de las claves de la oratoria está relacionada con la comunicación no verbal; es decir, más que con lo que se dice, con cómo se dice. El tono de nuestra voz debe ser audible, la mirada debe dirigirse a nuestros interlocutores y los gestos de nuestra cara, manos y cuerpo, deben enfatizar las palabras que pronunciamos. ¿Lo intentamos? 

Imagina que trabajas en una inmobiliaria: echa un vistazo a estos edificios, escoge uno y trata de inventarte dos o tres argumentos que podrían convencer a cualquier persona de que esa es la casa de sus sueños. 

Intenta ser lo más imaginativo posible. Comienza tu texto a la manera de un orador que se dirige a un auditorio reunido en una plaza pública: los compradores van a ser tus compañeros de clase. El discurso no debe ser extenso: basta con que expongas tres razones de peso por la que ese edificio se convierte en una compra necesaria. Comienza con un "Señoras, señores: estoy hoy aquí para hablarles de..."

CASA EN UN BARCO




CASA EN UN ÁRBOL



MUCHAS MÁS CASAS CURIOSAS...

En este enlace: casas curiosas.

1 comentario:

  1. ``Es un blog muy divertido´´, lo que más me ha gustado es el rincón del disparate. ¿Pero vas a poner todos los disparates que ocurran en la clase? hay que ir con la boca cerrada para no decir disparates!!! xDDD.

    ResponderEliminar